2022/07/27

El método Bouffier

Nos estamos quedando secos. Navarra ha sufrido (y sufre) incendios pavorosos. He sido testigo de varios de ellos, en plenas llamas, entre Los Arcos, Gares y Tafalla, y este mismo sábado he comprobado la destrucción de pinares entre Caparroso y Valtierra, una tierra negra, desnuda, y unos pinos requemados que difícilmente van a prosperar. Se trata, y no solamente en Navarra, de un acontecimiento decisivo de cara al futuro. Un acontecimiento que nos desafía como país. Que desafía a la humanidad entera.

Porque todos sabemos que las altas temperaturas sufridas este verano no son casuales, sino que responden a la evolución del clima planetario debido a la actividad humana que degrada a la naturaleza, especialmente con las emisiones de gases de efecto invernadero, como el CO2, el metano o el ozono, entre otros, El calentamiento global ya es un hecho comprobado por los estudios científicos. Quienes lo han negado deberían reflexionar un minuto y reconocerlo.

2022/07/16

24 años sin "Egin"

El 15 de julio de 1998, coincidiendo con el final de los sanfermines, una legión de policías ocupó las instalaciones del diario "Egin" y de la emisora "Egin Irratia" en Hernani, cumpliendo una orden dictada por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón. Se concretaba de ese modo la ofensiva de los aparatos del Estado español contra el independentismo vasco. Ahora que se habla tanto de las cloacas y de el periodismo infame de La Sexta, conviene no olvidar estos capítulos de nuestra historia reciente.

La actividad insurgente de la organización clandestina ETA suponía en aquel momento una verdadera amenaza para el Estado. La trágica muerte del concejal de Ermua, Miguel Ángel Blanco, generó una reacción en cadena, entre otros, de los sectores más reaccionarios del Estado, que pedían venganza. El cierre de "Egin", cumplido un año de aquella tragedia, formó parte de esa venganza. El por entonces primer ministro español, José María Aznar lo ratificó con su famosa frase pronunciada en Turquía: "¿Creíais que no nos íbamos a atrever?".

2022/03/17

Gasto militar, ruina social

La guerra de Ucrania desatada por Rusia no es un conflicto local, al contrario, se trata de un asunto global que afecta a todo el planeta, especialmente a Europa. Rusia es Europa y Ucrania también. Las consecuencias no solo de vislumbran en la subida desbocada de los precios de las materias primas y de las fuentes de energía como el gas o el petróleo, sino que tiene diversas derivadas políticas y económicas. 

Margarita Robles, ministra española de Defensa. Foto: elplural.com

Ahí están las sanciones económicas que llevan aparejadas un efecto boomerang que nos acabará golpeando tarde o temprano o los problemas de abastecimiento de alimentos como los cereales provenientes de Ucrania. También afloran asuntos como el doble rasero a la hora de tratar a los inmigrantes, procedan estos de Ucrania o del África subsahariana. Los conatos de rusofobia también se empiezan a producir, mediante la eliminación de deportistas rusos de las competiciones o la censura a exposiciones o películas de autoría rusa, por ejemplo. 

2022/02/28

Contra todas las guerras

La invasión militar de Ucrania por parte de Rusia es una operación criminal que desprecia cualquier atisbo de humanidad. Por la mente del presidente ruso circulan sus ansias de emperador de todas las Rusias. De alguna forma su decisión de abrir fuego contra Ucrania intenta rememorar la fundación de la gran Rusia zarista. No hay ni una sola razón que justifique la invasión, la peor de todas las opciones. El argumento, made in RT, de que se trata de una operación defensiva ante el peligro de que Ucrania entre en la NATO no se sostiene. No es una operación defensiva, sino un ataque premeditado contra una nación soberana. Otra cosa es que Putin, en su delirio, argumente que Ucrania no existe, sino que la inventó Lenin precisamente para debilitar a Rusia.

Foto: http://dotb.eus

La condena sin fisuras de la operación contra Ucrania no debe hacernos olvidar que hay más guerras en el mundo y que el rechazo a esta debe ir acompañado del rechazo de todas ellas, sin excepción. El lema de "No a la Guerra" hay que declinarlo en plural con un nítido "No a las guerras", que entronque con las tradiciones más sanas del internacionalismo proletario. La clase obrera no debe servir de carne de cañón para las disputas de las potencias imperiales de turno, en este caso de Estados Unidos/UE versus Federación Rusa. Comunistas y anarquistas defendieron, ante el estallido de la Primera Gran Guerra, el pacifismo revolucionario, la socialdemocracia les traicionó acudiendo al combate entre estados rivales, un combate en el que solo morían trabajadores de uno y otro bando. Los capitalistas nunca han pisado una trinchera, ni se han manchado de barro sus botines de piel. 

2022/02/04

La gran jerigonza

Lo acontecido esta semana en el Congreso español nos remite a lo más chusco de la política. Entre acusaciones de pucherazo y tamayazo, las derechas y las izquierdas fetén se entretienen unas a otras sin solución de continuidad. Al final, la gran operación de apoyo a la clase trabajadora liderada por la comunista Yolanda Díaz ha pasado la prueba gracias a un voto equivocado de un diputado del PP, para más inri acusado de corrupción en su época de alcalde de Trujillo. La anunciada derogación de la reforma laboral decretada por Mariano Rajoy y Fátima Bañez en el 2012, se ha trasmutado en un afeitado, como aquel que se hacía a la reses bravas para tener contentos a las figuras del toreo. Se limaban las partes más puntiagudas de los cuernos y asunto concluido.

Pedro Sánchez, Nadia Calviño y Yolanda Díaz. Foto: El Plural


La oportunidad de acabar con un mercado laboral presidido por la precariedad, la temporalidad y la barra libre para el empresario, se ha vuelto a perder gracias al papelón de la ministra de Trabajo, bien arropada en esta ocasión por los sindicatos del régimen y la patronal. Esta última advirtió que si se tocaba una coma del texto acordado rompía el pacto y así ha sido. No se ha tocado una coma, es verdad, pero el decreto-ley ha salido adelante con los votos de los partidos del Gobierno, la supuesta izquierda, y de partidos conservadores como Ciudadanos, PDCat, PRC o Coalición Canaria. Para ser una reforma de izquierdas no está mal la cantidad de tontos útiles reunida para la ocasión.