2011/09/21

Kukutza

Foto: Jon Hernaez/Argazki Press
El desalojo del centro sociocultural de Errekaldeberri, Kukutza, efectuado hoy por la Ertzaintza es la culminación de un despropósito auspiciado por la propiedad del edificio, con la connivencia del Ayuntamiento de Bilbao. Cuando a individuos como el alcalde de la villa, Iñaki Azkuna, se les pone ante el dilema de optar entre el uso social y el uso privado de un bien, no dudan tres segundos en decantarse por este último.

No voy a perder el tiempo en denunciar la actuación policial, ya que tan sólo cumplen órdenes de arriba. El verdadero problema no está en los métodos salvajes empleados en el desalojo, sino en los intereses que se mueven detrás del mismo. Un centro social donde se venía trabajando desde hace 13 años para el bien del barrio no puede ser desalojado sin que se plantee una alternativa al mismo desde las instituciones, que para eso están. El fracaso del Ayuntamiento es clamoroso. ¿Es éste el nuevo Bilbao que nos quieren vender?

Kukutza ha funcionado todos estos años gracias al empuje de la gente del barrio, ante el histórico olvido por parte de las instituciones. La lucha de Kukutza no hace sino heredar las que se dieron en el franquismo y el posfranquismo en Errekaldeberri para dotar al barrio de infraestructuras sanitarias, educativas, culturales y de todo tipo. Luchas que están en las primeras páginas de la memoría histórica de la ciudad. Errekalde siempre fue un barrio olvidado por el Ayuntamiento, pero siempre ha sido un barrio activo, donde mucha gente se ha movido para sacar iniciativas como Kukutxa adelante.

Sin embargo, cuando las circunstancias se lo permiten, los adalides del capitalismo, de la propiedad privada, de la ley del más fuerte, mueven ficha y acaban saliéndose con la suya, protegidos por las instituciones y la policía. Es la historia de siempre, la vieja historia en la que los que están arriba estropean la fiesta a los que están abajo.

En esta ocasión se ha ganado una pequeña batalla al paralizarse momentáneamente el derribo del edificio. Al final lo lograrán, sin duda, pero todo lo que sea obstaculizar los planes especulativos de quienes se encuentran detrás del fin de Kukutza, habrá estado bien empleado.

Beste iritziak:

1 comentario:

  1. Anónimo10:18 p. m.

    Ya claro, la Ertzaintza sólo "cumplía órdenes de arriba", angelitos... Pero Azkuna y el Ayuntamiento al infierno. Como se os ha visto el plumero. Mucha mani, mucho tirar piedras al ayuntamiento y acosar ediles jeltzales, pero aún no ha aparecido ni un sólo defensor de Kukutza delante de Ajuria Enea, que es donde están los que han mandado dar ostias. Que imagen más patética la de esta izquierda abertzale de medio pelo.

    ResponderEliminar