2017/01/09

Provincialismos

"Euskaltzaindiak, nire ustez, egiten du gizartearekin lan bat. Ez dakit abertzaleek estimatzen dioten merezi adina, baina Euskaltzaindia da erakunde bakarra zazpi probintziak aintzat hartzen dituena. Oso harrituta nago, Euskal Herrian aberria gora eta aberria behera nola ibiltzen garen baita harriak aspertu arte ere... baina halakoak onura bat dagoenean erabiltzen dira batez ere, hauteskunde garaian, eta gero, errealitatean, benetako garaian, gehienak dira probintzialistak. Niri hori erregresio bat iruditzen zait, eta erreakzionarioa. Euskaltzaindiak berak hori behintzat zaintzen du, eta Erlea-k berak ere bai. Euskaltzaindiaren autoritatea indartu aldekoa naiz ni. Ni hala nago. Zentralizazioaren ideia ona litzateke Euskal Herriarentzat. Ez da posible egotea taifa erresuma bat, eta denak burutik jota egotea". 
Bernardo Atxaga (Berria, 2017-01-08)

Por lo general no suelo coincidir con las opiniones políticas de uno de nuestros principales escritores, Bernardo Atxaga, pero en esta ocasión hago una excepción para destacar sus declaraciones al diario Berria. Suscribo absolutamente su ataque directo al provincialismo, a los reinos de taifas, a los localismos de uno y otro lado. Si Euskal Herria es una nación debemos dejar a un lado este inaudito folklore que, disfrazado de defensa de la pluralidad y los rasgos diferenciales de la última aldea vasca, no hace sino socavar la idea nacional. 

En el deporte, la cultura, la lengua, la economía, en casi todos los campos posibles, incluido el de la política, surgen cantos a lo local y a lo provincial, incluso al enfrentamiento entre territorios, que no pueden conducir sino a la destrucción de la cohesión nacional que tanto necesitamos en estos tiempos de incertidumbre. Uno, que no se considera nacionalista, sino independentista de izquierda, no se siente excesivamente cómodo escribiendo un discurso apologético de una unión nacional vasca, pero creo que es necesario hacerlo en este preciso momento.

Las tácticas de acomodo a las diferentes realidades administrativas que se viven en nuestro país pueden ser aceptables, si se ajustan dentro de un esquema de defensa de la idea nacional. Si se trata de avanzar, cada uno por su lado, sin saber muy bien cuál va a ser el punto de llegada y si en él se va a dar una futura convergencia de esfuerzos, no merecen la pena. Trocear la independencia en pedacitos es lo más lejano a la soberanía nacional que se aspira, en teoría, a conseguir.

Tal vez Atxaga se haya excedido un tanto en su defensa de la idea de centralización para Euskal Herria, pero en el fondo también suscribo esa parte de su discurso. Una nación demediada como la vasca no puede alcanzar ningún futuro si no se realiza un ambicioso esfuerzo de integración nacional. Respeto las teorías que hablan de una República Confederal pensando en que Nafarroa Garaia e Ipar Euskal Herria se puedan sumar, más adelante, a un proceso que arrancaría en la CAPV. Pero creo que es un error mayúsculo, porque nadie se tiene que integrar en realidades distintas a la suya propia. El proceso debe ser convergente, no divergente.

Hace ya muchos años que defiendo la idea de una República Vasca dirigida por un Gobierno con amplios poderes que estructure la nación durante una periodo de transición de varios años. Un Gobierno vasco-navarro que asuma todas las competencias de ámbito nacional y que otorgue una amplía autonomía de funcionamiento a los municipios, base institucional democrática del poder republicano. Sé perfectamente que no estamos ahora mismo en esa fase, pero conviene tener claras las ideas sobre hacia que modelo territorial y administrativo queremos conducir a la nación vasca. Hay muchas ideas diferentes, todas ellas respetables, pero ésta también lo debe ser, aunque a algunos no les guste demasiado. ⧫  

Estekak:

Bernardo Atxaga: "Ez da subjektu politikorik sortzen egungo eskoletan" - Berria.eus

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada