2017/01/08

Perspectivas sobre la independencia

Las razones pueden ser de diversa índole, pero lo cierto es que la perspectiva social de una secesión de los territorios vascos respecto de los Estados español y francés, lleva tiempo estancada. Lo está en el conjunto de Euskal Herria y también si nos referimos a realidades administrativas concretas, como es el caso de la CAPV. Es en este área de la que más datos poseemos, si bien conviene adelantar que el grado de fiabilidad de los estudios demoscópicos siempre debe estar en suspenso. No obstante es lo único que tenemos a mano para valorar esa perspectiva, aparte de las distintas elecciones locales, autonómicas o estatales. 


Haremos un repaso rápido por tres herramientas diferentes. Por un lado el Euskobarómetro, dependiente de la EHU-UPV, por otro el Sociometro Vasco, elaborado por el Gobierno Vasco y por último, la más reciente, el Deusto Barómetro Social, impulsado por la Universidad de Deusto. Por simplificar, nos ceñiremos a la valoración que se hace en las tres de la variable independentista, sin entrar a dirimir contextos históricos que hayan podido ejercer algún tipo de influencia.

Euskobarómetro

El Euskobarómetro se realiza desde el año 1999 y está dirigido por el profesor Francisco Llera, poco sospechoso de simpatías independentistas. Periódicamente ha valorado la perspectiva de la independencia como forma de estado, dentro de un cuadro de opciones que incluyen la Autonomía, el Federalismo, el Centralismo y el consiguiente no sabe/no contesta. La opción por la independencia arrancó con un discreto 22% en mayo de 1999, frente a un 34% de apoyos a la Autonomía, un 33% al Federalismo y un exiguo 4% al Centralismo. A partir de ahí, la independencia concita mayores apoyos, en torno al 30%, hasta el año 2007, logrando picos de hasta el 37%, como ocurrió en la encuesta de mayo de 2005, en la que superaba a las demás opciones con claridad. 

Sin embargo fue un momento puntual, ya que en 2007 se cifraba el apoyo en un 30%, cifra que no se volverá a repetir hasta el momento. A partir de 2008, los apoyos a la opción independentista se sitúan en torno al 25%, con un pico del 28% en mayo de 2013. En la última encuesta, que data de octubre de 2016, el porcentaje independentista alcanza el 25%, frente a un 33% de apoyo a la Autonomía y un 34% al Federalismo.

Sin entrar en mayores profundidades cabe señalar que el planteamiento de la pregunta resulta anticuado, incluso maniqueo, ya que la opción federalista por sí no parece reunir en la calle semejante apoyo social como se deriva de los sucesivos estudios y da la impresión de que ya en su momento se incluyó como una forma de debilitar la opción independentista pura, ofreciendo al encuestado una solución menos rupturista. En todo caso se puede concluir que la alternativa independentista tiende a reducirse en los últimos años y que se encuentra muy lejos de convertirse en una opción mayoritaria que garantice una victoria clara en un hipotético referéndum de autodeterminación.


Fuente: Euskobarómetro


Sociometro Vasco

En el caso del Sociometro Vasco, surgido en 1996 y gestionado por el Gabinete de Prospección Sociológica de Eusko Jaurlaritza, la pregunta es de otra índole, aunque igual de confusa. "Sobre el tema de la independencia del País Vasco, Usted personalmente está de acuerdo; estaría o no de acuerdo según las circunstancias; está en desacuerdo". Se trata de una forma de restar apoyos a la independencia per se, introduciendo unas hipotéticas circunstancias que no se concretan en ningún caso. Salvando esta situación y ateniéndonos a los resultados de los estudios desde 1998, ya que los dos primeros años la pregunta era distinta, la opción por la independencia se sitúa entre el 20% y el 25%, con algunos picos por encima, que en ningún caso alcanzan el 30%, salvo en la encuesta de diciembre de 2014 en la que se sitúa en el 35%. En esa misma encuesta de 2014 se pregunta sobre el voto en una hipotética consulta, cuyo resultado sería de 39% a favor de la misma, 29% en contra, 12% de abstención y un 20% para el no sabe/no contesta. De ello se deduce que ante una realidad concreta, al menos un 4% de los encuestados pasan a apoyar la independencia, de ese 20% que lo haría según las circunstancias.

Las últimas encuestas, correspondientes a los años 2015 y 2016, registran una sensible caída de la opción independentista, que en octubre del pasado año se queda en un 22% de total acuerdo, con un 30% de personas que podrían estarlo según las circunstancias. Sumar esas dos columnas no tendría mayor sentido que el de crear espejismos, por lo tanto no vamos a incurrir en ese error. En esa misma encuesta, el porcentaje de personas que están en desacuerdo con la independencia se eleva hasta el 31%.

Deusto Barómetro Social

El tercer referente tiene mucho menos recorrido, data del invierno de 2013 y está dirigido por la profesora María Silvestre. En él se incluye una pregunta sobre preferencias en el modelo territorial, que van desde la no autonomía o menos autonomía, a mantenerla como está, a ampliar la autonomía o a defender la independencia. Esta última opción alcanzó un 20% en aquella primera oleada, pero no ha logrado repetir ese resultado en más ocasiones, quedándose en la de invierno de 2016 en un 17%. Es verdad que la opción de ampliar la actual autonomía sigue engordando en las distintas encuestas, pasando de un 30% en la primera ocasión de 2013 a un meritorio 42% en la última. 

Conviene resaltar que de los tres planteamientos utilizados a la hora de consultar sobre el modelo territorial o la forma de estado, la de la Universidad de Deusto se antoja como la más clara de todas, evitando postulados ambiguos como el del Federalismo o relativismos como el de hacer depender una determinada opción de circunstancias que no se definen de ningún modo. De cualquier manera, este trabajo es el que puntúa en menor medida la opción independentista, muy lejos de las otras dos encuestas públicas.

A modo de resumen cabría decir que los estudios citados, especialmente los dos primeros, incurren en ciertos determinismos a la hora de realizar la pregunta concreta, que debería ceñirse a la opción del entrevistado ante un hipotético referéndum sobre la independencia de Euskal Herria (o de la CAPV en su caso), sin mezclar esa posición con otras opciones como la del Federalismo o una mayor autonomía que no acaba de concretarse, pero que suena bien al encuestado.

Pese a todos los inconvenientes citados, y otros que pudieran traerse a colación si dispusiéramos de más espacio, la conclusión es que los niveles de preferencia por la independencia están lejos de aproximarse a una opción mayoritaria que pueda plantearse como ganadora en una consulta vinculante, al estilo de la que se prevé celebrar en el Principat catalán en septiembre de este año. La razones, como se adelanta en la entrada de texto, pueden ser variadas. En esta ocasión tan solo hemos querido hacer una aproximación al tema en un año en el que se avecinan múltiples consultas por el derecho a decidir en diferentes municipios del territorio vasco. ⧫  


Estekak:

Euskobarómetro: http://www.ehu.eus/eu/web/euskobarometro/oleadas

Sociometro Vasco: http://www.euskadi.eus/sociometros-vascos/web01-s1lehike/es/

Deusto Barómetro: http://barometrosocial.deusto.es/wp-content/uploads/2013/12/Informe-Evolutivo-DeustoBar%C3%B3metro-Social-Invierno-2016.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada