2017/01/31

Abrir espacios por la izquierda

Acaba enero con la sensación de que el terremoto Trump lo invade todo, pero la vida sigue lejos de la metrópoli estadounidense. No hay demasiados debates de ideas, en todo caso menos de los que se necesitan, pero alguno hay. El partido Sortu asiste a su segunda fundación en muy poco tiempo, lo que por un lado quiere decir que algo se ha hecho mal, pero por otro que hay capacidad de enmendar los errores. Diferentes ideas han salido a flote, en especial la de una República Vasca que signifique un paso adelante en el proceso soberanista. Una república, que a tenor de lo dicho por sus portavoces, puede que en vez de una sean tres, dadas las diferentes etapas que se viven en las distintas divisiones administrativas en las que se encuentra el país. Hablaremos próximamente de la cuestión. 


La que hoy nos ocupa es la definición de ese proceso soberanista. Si va a ser liderado por un bloque social de progreso, de izquierdas, o por una plataforma neoliberal. Algunas voces autorizadas de Sortu afirman que si el PNV no se moja, habrá que intentar la convergencia de fuerzas con agentes como ELA. El ex secretario general de la central sindical mayoritaria, Joxe Elorrieta, que acaba de publicar un libro, dice que sin agrupación de fuerzas de izquierda no hay proceso soberanista. Y añade que uno de sus ejes debe estar formado por la unidad de acción entre ELA y LAB, dos sindicatos autónomos que deberían compartir una única estrategia, según Elorrieta. Además dice el sindicalista que el PNV tiene otras prioridades, neoestatutistas las define, y que sus alianzas serán con PSOE y PP y en lo sindical con UGT y CCOO.

Elorrieta puede gustar más o menos, pero no se le puede negar su claridad a la hora de ofrecer entrevistas. Él no se explica, por cierto, la insistencia de la izquierda abertzale en ofrecer acuerdos con el PNV, si ha quedado claro que el partido jeltzale no los quiere, a la vez que critica el apoyo de EH Bildu a los presupuestos de la Diputación de Araba. Su teoría es que la acción reivindicativa no debe caer bajo la influencia de la acción institucional, en claro reproche a la izquierda abertzale, que según él prioriza la acción de gobierno a otras cuestiones, cuando ocupa las instituciones, dejando a los sindicatos en un segundo plano.


Ainhoa Etxaide, Díez Usabiaga y Elorrieta. Foto: elpais.com

A mí me encantaría que las palabras de Elorrieta fueran tenidas en cuenta en su sindicato y que este diese un paso al frente en la dinámica soberanista, sin esperar a mejores coyunturas. La puesta en marcha de una iniciativa conjunta de las dos centrales abertzales, en clave social y política, sería una buena noticia. Pero con todo, esa dinámica no sería suficiente.

El soberanismo, si quiere lograr un apoyo mayoritario de la población, debe teñir toda su estrategia con un nítido acento social, atrayendo hacia él a espacios y fuerzas políticas y sociales que no son, a priori, nacionalistas o abertzales. Un espacio de progreso que puede ir evolucionando hacia posiciones soberanistas si desde el propio soberanismo se hace una apuesta clara por lo social, dejando a un lado las ambigüedades. Si se quiere alcanzar con garantías el final del camino hay que pisar fuerte y mancharse los zapatos, dejando de pasar de puntillas por una realidad que clama un cambio profundo en la forma de atajar los innumerables problemas sociales y económicos que aquejan a nuestro país.

Es hora de intentar ensanchar el espacio soberanista por la izquierda, aspirando a la incorporación al actual pelotón de todos aquellos que apuestan por una sociedad más justa y equitativa, sin corrupción política, en la que quienes peor lo están pasando puedan anclar sus esperanzas de cambio y de mejora de sus vidas. Si el soberanismo es capaz de hacerlo, habrá dado un paso de gigante hacia la victoria. ⧫

Estekak:

Elorrieta: "Zergatik tematzen da Sortu EAKrekiko akordioan, honek ez badu nahi?" - Argia.eus

A. Rodríguez: "Gu prest gaude ELArekin hasteko prozesua, EAJren zain egon gabe" - Berria.eus

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada