2015/05/17

Una tarea de héroes

A escasos siete días de los comicios municipales y forales que renovarán las instituciones locales de Hego Euskal Herria, encuentro en mi buzón un e-mail remitido por el profesor de la University of Western Ontario (UWO), el prestigioso analista social y asiduo colaborador de la revista científica Psycho-Social Features, Sterling McGray. En esta ocasión el profesor, que se ocupa ahora de un trabajo de campo sobre la segregación racial de varias etnias indígenas en Centroamérica, entre ellas los miskitos de Nicaragua, se atreve a sugerir algunas cuestiones espinosas en relación con el proceso soberanista vasco.

McGray, que parece seguir muy bien informado gracias a algunas antenas que posee en nuestro país, se muestra un tanto decepcionado sobre el desarrollo de los acontecimientos y manifiesta que ve más dificultades que oportunidades para los próximos meses. Se atreve a adelantar que la tarea que tenemos por delante requerirá de héroes, no como los de las películas de romanos o del Oeste, sino de los que cada día aportan un pequeño esfuerzo al proceso. 

"Llevo dándole vueltas al asunto desde hace bastante tiempo, más de lo que tú te crees, de ahí que no te haya escrito antes. Teniendo en cuenta el largo periodo transcurrido desde la histórica declaración de la organización ETA, en octubre de 2011, y el papel jugado en este tiempo tanto por los Gobiernos español y francés, como por los autonómicos de Vitoria y Pamplona, debo confesarte que la situación no tiene semejanza alguna con cualquiera de los otros procesos que yo he podido estudiar en mis años de universidad."
El amigo Sterling no habla por hablar, sino que mide con precisión cada palabra, por lo que su confesión no deja de impactarme. Nunca antes lo había notado tan preocupado sobre la marcha de los acontecimientos.
"Los esfuerzos internacionales desplegados, muy valiosos en sí mismos, no han logrado mover la posición del Reino de España ni resquebrajar el apoyo incondicional que recibe de la República Francesa. Además, los gobiernos autonómicos no han desplegado ninguna iniciativa apreciable que pueda sustituir de algún modo el inmovilismo de Madrid. Todo deberá fiarse a un cambio de gobierno en La Moncloa para finales de año. Cambio que tampoco está asegurado a día de hoy."
Campus de la University of Western Ontario (UWO)

Aunque siempre estuvo de acuerdo en la estrategia de la unilateralidad, como medio valioso de mover las cosas y hacer que la otra parte también se moviera, ahora no lo tiene tan claro.
"Me da la sensación de que los movimient0s basados en la unilateralidad no dan más de sí. El Estado no pica en ese anzuelo, ya que carece de la mínima voluntad de arreglar el contencioso. El escasísimo eco que ha tenido la presentación de la "Vía vasca para la paz" realizada por EH Bildu, en la que se hacen interesantes aportaciones,  es la mejor muestra de lo que te estoy diciendo. Puede que haya llegado el momento de repensar esa estrategia." 
El profesor McGray estima que solamente la presión popular podría hacer cambiar la postura de Madrid, una presión que debería ir acompañada de gestos significativos desde las instituciones de Gasteiz e Iruñea, hoy por hoy poco probables.
"La izquierda abertzale se encuentra atrapada entre una gestión institucional que le ha robado buena parte de su energía y una obsesión por mantener la unidad de acción para evitar posibles movimientos secesionistas en su seno. Movimientos que podrían fraguarse a medio plazo si no se dan avances en el proceso en temas tan sensibles como el de los presos. ¿No decís por ahí que para hacer una tortilla hay que romper huevos?"
El largo e-mail del profesor australiano no rehúye ningún aspecto del problema. Al contrario, se muestra realista y lúcido a la hora de enfrentarse a él.
"Tengo la sensación de que muchos de tus compatriotas estimaban que alcanzar la soberanía iba a ser un proceso relativamente sencillo, gracias a la acumulación de votos en las urnas y el despliegue de movilizaciones populares masivas como las realizadas bajo el paraguas de Gure Esku Dago. Estaban equivocados. Ganar la soberanía es una tarea de héroes, no de héroes de película, sino de que miles y miles de personas estén convencidas de que todos los días hay que hacer un esfuerzo, aunque sea pequeño, en esa dirección. No existen los milagros, sino el trabajo cotidiano."  
McGray se atreve, incluso, a cuestionar algunas estrategias, siempre pensando en el objetivo de alcanzar la soberanía. Los números son fríos, pero conviene estudiarlos y tenerlos en cuenta. La acumulación de ilusión es de agradecer, pero no deja de ser eso, mera ilusión.
"Espero poder desarrollar más esta idea en un próximo e-mail, pero te adelanto que me da la impresión, por lo que me llega desde tu país, de que la estrategia de acumulación de fuerzas por la soberanía no está bien enfocada. Basarse en la mera suma de voluntades nacionalistas es insuficiente para lograr una mayoría holgada en un hipotético referéndum. Mira lo que ha ocurrido en Escocia y lo que puede suceder en Catalunya. Es totalmente necesario acercar hacia el soberanismo a sectores no nacionalistas, a sectores democráticos, progresistas, del mundo del trabajo y el sindicalismo, de las entidades sociales que luchan contra la exclusión social, etc, y hacerles comprender que el proyecto soberanista puede suponer una evidente mejora en las condiciones de vida de los sectores más desfavorecidos. No hay otro camino."
Sostiene McGray que el proceso debe ser incluyente, de búsqueda de adhesiones, de empatía, y basado en tejer redes solidarias. Que no merece la pena tener más soberanía sino es para repartir la riqueza y el empleo, para redistribuir de forma más igualitaria la renta nacional. Según el profesor, soberanía debe significar más igualdad y derechos sociales para todos, y a la vez debe entenderse como menos egoísmo social y menos negocio para unos pocos. 
"Termino por hoy el análisis, que no deseo cansarte, pero no puedo dejar de apuntar, aunque sea a vuelapluma, una sensación que he detectado entre mis interlocutores de la izquierda abertzale. Entiendo que existe una flagrante contradicción en relación con la postura a tomar respecto a la gentes del PNV. Por un lado se quieren denunciar sus corruptelas y chanchullos, incluso denunciando a los sospechosos ante la justicia, y por otro se le siguen lanzando mensajes para colaborar en una hipotética vía vasca hacia la soberanía. Yo no me meto en cual es la postura adecuada, eso lo tenéis que decidir vosotros, pero creo que es imposible mantener las dos posturas al mismo tiempo. O se tira por una o se apuesta por la otra."
Es una pena que el profesor McGray tan solo se anime a escribirme una vez al año. Tendré que mandarle un paquete con productos típicos del país para ver si así consigo que me mandé sus escritos con una mayor frecuencia. Ya os iré contando.

4 comentarios:

  1. Batzuetan behar-beharrezkoa da kanpoan (eta beraz, objektiboagoa) den norbaitek argia ematea bertakoei. Orokorrean bat nator McGrayk esandakoarekin gainera.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:05 a. m.

    "Mira lo que ha sucedido en Escocia...". Si, ya hemos comprobado en las ultimas elecciones celebradas en UK, lo que ha sucedido en Escocia. De los cerca de 100.000 afiliados en un partido que no llegaba a los 25.000 hace bien poco, mejor ni hablamos, ¿verdad señores?. Nada ustedes a lo suyo. En su mundo, dando vueltas no se sabe con quien ni a donde. Parece que es otra forma de entretenimiento para algunos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:12 a. m.

    "Es totalmente necesario acercar hacia el soberanismo a sectores no nacionalistas, a sectores democráticos, progresistas, del mundo del trabajo y el sindicalismo...". Si, a CCOO y a la UGT. Les sacamos de los juzgados andaluces en los que andan imputados por lo que todo el mundo sabe o de su chiringito corrupto financiado por los cunetereros y las fuerzas vivas del Conde Rodezno en Nafarroda y les unimos a la marea por el derecho a decidir en EH. Vamos, señores, sean un poquito más serios....

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:20 a. m.

    "Lo que ha sucedido en Catalunya....". Si, como el plan Ibarretxe. Globos de colores y coreografías cantando por la paz inter-galáctica en una campa de Gazteiz. Y luego unos vinos en el Batzoki. Lo mismo que lo sucedido en la nación catalana vamos. Las comparaciones, sin pies ni cabeza y las generalizaciones interesadas para justificar nuestro punto de vista equidistante y nulamente constructivo. Eso es lo que hay. No otra cosa.

    ResponderEliminar