2015/04/26

El eco de los pasos

Si nos movemos dentro de un tablero político, en el que interactúan diversos agentes, tanto amigos como enemigos, ¿cuál sería el objetivo último de una acción política unilateral? Parece evidente que se trataría de incitar a alguno de los otros agentes a moverse de su posición, a día de hoy enrocada. No podemos adelantar lo que ocurrirá en el futuro con la última acción política unilateral protagonizada por la coalición EH Bildu, pero sí que podemos testar, aún de modo aleatorio y no científico, el eco registrado por ese paso. 


Estamos a domingo, día de escasas noticias, exceptuando el terremoto de Nepal y las consabidas intervenciones pre-electorales de unos y otros. Sería, por lo tanto, una fecha adecuada para que el anuncio realizado en Donostia tuviera un eco decoroso en los principales medios que sostienen el aparato mediático del Gobierno español. Sin embargo, en la mayoría de cabeceras de prensa digitales no se encuentra ni siquiera una pequeña referencia al acto, cubierto debidamente por las agencias de prensa. Donde aparece alguna reseña, lo hace de forma muy poco destacada. 

Ese escaso eco mediático augura lo que puede suceder en el segundo escalón de respuesta, el que corresponde a los portavoces políticos de instituciones y partidos. Por el momento no se atisban movimientos en ese terreno, tal vez por ser domingo. Habrá que esperar.

No es la primera vez que asistimos a una estrategia similar. Al revés, nos estamos acostumbrando a la misma, gracias a la estrategia urdida en los entramados de la oficina política de La Moncloa. Una estrategia basada en que siempre se debe negar el alcance de los posibles pasos ejercidos por la otra parte. Si el paso ha sido largo, decir que es insuficiente. Si el paso es más corto, simplemente ignorarlo. Posiblemente habrá ciudadanos honestos y de buen corazón que se irriten ante semejante estrategia, pero la misma es estrictamente política. Algo habrá que hacer para que no puedan seguir sosteniéndola por mucho más tiempo. Nos guste más o menos, la política funciona así. 

www.berria.eus

La iniciativa por la paz de EH Bildu, que se sitúa dentro del marco general de la llamada "Euskal Bidea", puede estar repleta de buenas intenciones. De hecho se presenta como un ejercicio de realismo político para la consecución de amplios acuerdos en este terreno. Sin embargo, tengo muchas dudas sobre su efectividad práctica por varias razones. La primera es que se ha presentado en plena pre-campaña electoral, por lo que será arrinconada de entrada por la mayoría de agentes políticos. Una segunda razón estriba en su puesta en escena, localizada en un escenario distante y frío, sin el arrope de una presencia multitudinaria de personas. En tercer lugar, porque es la mejor demostración de que el proceso está estancado, tres años y medio después del anuncio de la organización clandestina ETA sobre el cese definitivo de su lucha armada. Si tú te has tenido que mover es porque en el escenario anterior no estabas cómodo y necesitabas hacer algo. Justo lo contrario de la postura adoptada por el enemigo, que no se mueve un ápice y se siente cómodo y poderoso en su eterno enroque.

Tendremos ocasión de analizar en un próximo comentario el contenido exacto de la nueva apuesta de EH Bildu, que a algunos les parecerá valiente y audaz, mientras que otros considerarán que va demasiado lejos y es un tanto arriesgada. Sea como fuera, el quid de la cuestión es que logre abrir brecha en la parte contraria, condición que a día de hoy no está, ni mucho menos, asegurada.  


Estekak:

Vía Vasca para la paz

Bakerako Euskal Bidea

2 comentarios:

  1. Tu queja, por reiterada, va siendo ya antigua: ETA o la IA hace esto o lo otro o lo de más allá, y el gobierno de España –no te digo ya el de Francia- no mueve ni una ceja. Y las instituciones vascas (me refiero a las que siempre habéis llamado “vascongadas”) y ni te cuento las navarras, tampoco parece que sientan frío ni calor. Respecto a los agentes sociales, agrupaciones y demás organizaciones civiles, sólo reaccionan las que se mueven en los ámbitos de la IA.
    Pues sí: eso es lo que hay. Y ocurre porque, salvo los directamente implicados –refugiados, familiares, amigos de presos, etc, y algunos simpatizantes de la IA, que ni siquiera todos- al resto, el tema de ETA le suena viejuno y se la trae al pairo. Lo único que le preocuparía a este enorme y abrumadoramente mayoritario sector de la población, es que ETA volviera a las andadas.
    En la IA –me consta- hay gente destacada que sabe que esto es así y que, desde luego, ni el gobierno español actual ni cualquiera venidero va a mover un dedo. Cuanto antes se asuma esto por el conjunto de la IA y se lo hagáis comprender a ETA, mejor para todos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:32 a. m.

    Y UPyD se desintegra y se disuelve. Como un azucarillo en un vasito de agua. Brutal realidad, frente a las tonterías y bobadas de los dementes políticos que juegan a ser los nuevos Alonso Quijanos del imperio donde cada vez, se pone antes el sol. Esa si que es una incuestionable realidad. Que esa entelequia que huele a podredumbre, Esa "España" de la peineta y la corrupción, cada vez interesa menos a la gente.

    ResponderEliminar