2013/09/10

Volver al 85

El anuncio del miniacuerdo de legislatura suscrito entre PNV y PSE nos retrotrae a 1985, año en el que la sucursal del partido de Felipe González en la CAPV comenzó a colaborar con el Gabinete Ardanza, prestando apoyo desde el exterior, pero sin entrar a forma parte del Ejecutivo autonómico. Del acuerdo en sí no hablamos, porque su contenido es vaporoso y su desarrollo se adaptará a las circunstancias. Puro pragmatismo.

Iñigo Urkullu y Patxi López
Resulta decepcionante que casi treinta años después nos encontremos con un panorama semejante. Ardanza ha sido sustituido por Urkullu, Arzalluz por Ortuzar y Jauregui por López, pero el resultado viene a ser similar. Las dos principales tradiciones políticas del país, la nacionalista vasca y la socialista española, si dejamos a un lado la conservadora (carlista/franquista), vuelven a unir su destino. Después de una legislatura en la que desde el PNV se criticó con dureza la gestión socialista encabezada por López, todo parece olvidado, en aras a asegurar la gobernabilidad de un Gobierno vasco de perfil muy bajo hasta el momento.



El buen feeling entre los dos partidos se rompió definitivamente en vísperas de Lizarra, en la primavera de 1998, con la salida del gabinete de consejeros como Rosa Díez, Ramón Jauregui y José Antonio Maturana, a la sazón pesos pesados del PSE. En aquel momento dio la impresión de que el PNV apostaba por ensanchar el espacio soberanista junto a la izquierda abertzale y el llamado tercer espacio. No hubo tal.

La historia nos enseña que siempre que se ha visto en una encrucijada, ante la toma de una decisión estratégica, como ocurre en la actual coyuntura, el PNV recula, da un paso atrás y opta por asegurar el día a día de la gestión en detrimento de la búsqueda de horizontes más acordes con su credo ideológico, el del programa máximo, que habla de independencia nacional.

Resulta obvio afirmar que el eje para una vía soberanista se vería muy fortalecido con la presencia y el aliento de PNV y ELA. Sin embargo, a la luz de lo que hemos visto en el periodo transcurrido tras la declaración de cese de actividad de ETA, da la impresión de que ni uno ni otro agente, ni el político ni el sindical, están por la labor.

La izquierda abertzale y sus compañeros de viaje, cuantos más mejor, deberán pues emprender la vía soberanista sin la compañia de ambos, sabedora de que si consigue abrir una mínima brecha frente al Estado, puede atraer a su estrategia a muchas personas que simpatizan. hoy por hoy, con dichos agentes.    

3 comentarios:

  1. Yo lo veo de otra manera: no es tanto que el PNV, ELA o Rita la Cataora no se decidan nunca a emprender el viaje soberanista con la IA, sino que –sobran los precedentes y muchos han salido escaldados-, en este país con la IA no va nadie ni a por tabaco a la vuelta de la esquina. Y aunque en ámbitos nacionalistas se den abundantes coincidencias ideológicas y/o programáticas, a la hora de la verdad prefieren pactar con el PSE, con la Asociación de criadores de erizos o con la misma Rita que pasaba por ahí.
    Si la IA, en vez de parecerse tanto a sí misma, se semejase más a ERC, por poner un ejemplo, otro gallo nos cantaría.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:26 p. m.

    Realmente con quien pactan es con el brazo politico del GAL.

    Tan sencillo como eso.

    Si los corruptos sociatas se parecieran mas a los laboristas otro gallo nos cantaria.

    Si el gobierno del PP de Barcenas y los españoles legionarios se parecerian mas al gobierno de Londres y a la sociedad britanica otro gallo nos cantaria.

    En fin.

    Cuantas bobadas y gilipolladas hay que decir, para ocultar la jodida realidad que tiene delante ese Estado fallido en continua disolucion, que recibe (de momento) el nombre de España.

    Y todos sus palmeros. Incluido el regionalismo foralista español en todos sus "sabores y colores".

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:32 p. m.

    Parafraseando a Xabier Arzalluz:

    "para gobernar con ellos tuvimos que taparnos la nariz".

    En referencia a los corruptos y falsos sociatas de traje y corbata.

    Es decir que me imagino que el PNV tendra nuevamente que taparse las narices para gobernar en compañia de estos elementos de la sucursal del SOE en la CAPV, que desprenden un olor tan nauseabundo y repugnante tal y como mencionaba Arzalluz en aquella rememorada cita.

    Ya no engañan a nadie con las mismas bobadas de siempre.

    Estamos en el 2013. Parece que algunos lo quieren olvidar.

    Hasta en Cataluña.

    ResponderEliminar