2013/02/20

El príncipe en Ibaeta

Foto: www.elpais.com
Los procesos políticos crean distorsiones en la mente humana, una especie de desconexión entre la realidad y la ficción, entre la teoría y la práctica de un calendario imaginario. Hace ya unos cuantos años que la sede que "El Diario Vasco" tiene en Donostia fue protegida de la eventualidad de un posible coche-bomba mediante la instalación de pivotes que impedían aparcar vehículos en todo el frente de la calle Portuetxe. Desgraciadamente, el atentado mortal contra el director financiero del periódico, Santiago Oleaga, en el año 2001, aconsejaba reforzar las medidas de seguridad.

Casi año y medio después del abandono de la actividad armada por parte de ETA, los pivotes siguen ahí. Ahora bien, al parecer ya no siguen para impedir que los coches aparquen, sino para permitir que por ese pasillo discurran las bicicletas. De aparcamiento ha pasado a bidegorri, lo que resulta una solución muy imaginativa.

Muy cerca de ese lugar, en el aparcamiento disuasorio que bordea el Nanogune no se podía aparcar en el día de ayer. Todo el recinto estaba reservado para que hoy sirviera de pista de aterrizaje a la comitiva del Príncipe de Asturias y el lehendakari Iñigo Urkullu. Hasta ahí todo normal. Lo que no es tan habitual es el despliegue de fuerzas de seguridad efectuado en la zona. Una presencia policial que incluia a agentes apostados en los tejados de los edificios anejos a la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Navarra-Tecnun en Ibaeta.

¿Se trata de una demostración de fuerza o es simplemente falta de información? ¿A que obedece semejante despliegue, digno de tiempos pretéritos? ¿Quién decide esta desmesura, la Casa Real de los Borbones o el departamente de Seguridad de Lakua? 

No es por fastidiar, pero si la nuevas maneras de la Ertzaintza que nos prometen el señor Urkullu y la consejera Beltrán de Heredia consiste en protagonizar espectáculos como el de esta mañana en Ibaeta, vamos apañados.

1 comentario:

  1. Anónimo10:33 p. m.

    Ni Tecnuneko ikaslea naiz eta guztiz ados dago hemen diozunarekin. Zegoen polizia kopurua eta kontrol maila beste garai batzuetakoa dela dirudi eta badirudi oraindik batzuk ez direla konturatu garai berri batean bizi garela, gainera, guzti hori herritarrok ordaindu behar degu! Ondo izan!

    ResponderEliminar