2012/07/03

Política y contrapoder

"En nuestra opinión, no existe otros camino para la defensa de los intereses de clase que la movilización social, el reforzamiento de las organizaciones de contrapoder, la consolidación de alianzas sindicales y sociales con capacidad de propuesta alternativa y la interpelación no subordinada a la política". Este es, en resumen, el programa de acción del sindicato ELA-STV anunciado en prensa la pasada semana por su máximo dirigente Adolfo Muñoz.

Un programa que, a bote pronto, acerca ecos de organizaciones izquierdistas, incluso diría que revolucionarias. Pero que nadie se asuste, estamos hablando de un sindicato convencional, afiliado a la CES y a la CIS, y que a lo largo de sus cien años de existencia jamás ha practicado el aventurerismo, sino todo lo contrario.

Es más, si examinamos más a fondo el escueto programa, contemplaremos con más nitidez la verdadera esencia del mismo. El primer componente es la movilización social. Reciente queda lo ocurrido en la Administración de la CAPV. La espantada de ELA y STEE-EILAS fue de las que delimitan el campo de juego para próximas ocasiones. Si cuando las reformas para recortar derechos laborales se acrecientan la respuesta sindical mengua, la receta de la movilización social queda vacía.

El segundo elemento troncal que cita Muñoz es el reforzamiento de las organizaciones de contrapoder. Ante esta rotunda afirmación, habría que preguntarse cuáles son esas organizaciones de contrapoder. En un contexto general serían aquellas organizaciones que planteasen un proyecto radicalmente opuesto al actual entramado político-institucional. En el contexto de ELA, se trataría de afiliarse al sindicato, autoproclamado como de contrapoder desde la aparición del famoso ensayo de Paco Letamendia.

La tercera pata del banco que anuncia Muñoz habla de la consolidación de alianzas sindicales y sociales con capacidad alternativa. Las buenas intenciones se demuestran andando, haciendo un camino conjunto. Hace medio año que el propio Muñoz dio por rota la unidad de acción con LAB en base a confusas razones socio-políticas, relacionadas con la llegada de la izquierda soberanista a las instituciones. Repetir el mismo discurso de siempre, cuando la práctica cotidiana es la contraria, acaba por convertirlo en hueco.

La dirección de ELA, desde los tiempos de Elorrieta, ha mantenido en primer plano de su acción político-sindical el mantra de "ETA sobra y estorba". Curiosamente, apenas dos meses después del anuncio de cese de la actividad armada de la organización clandestina, el sindicato mayoritario decide acabar con la conjunción de fuerzas con LAB.

Sostiene Muñoz como cuarto eje vertebrador de su programa de acción la interpelación no subordinada a la política. El mensaje es claro y, además de nítido, presenta un tinte reaccionario. La traducción para que todo el mundo lo entienda es que ELA contempla la crítica a las instituciones sin tener en cuenta quien las gestiona. Para Muñoz no existe diferencia apreciable entre PNV, PSOE, PP y Bildu, por tanto hay que desacreditar a todos por igual.


Quien esto dice es la misma persona que ha defendido con insistencia, desde la secretaría general de su central, la necesidad de puesta en marcha de un proceso soberanista, de una acumulación de fuerzas, una vez que ETA se retirara de la escena. Todo el mundo sabe que esa agrupación de agentes soberanistas se llama Bildu-Amaiur, y que sus componentes coinciden en su programa político con lo que dice defender ELA. Entonces, ¿a qué estamos jugando? ¿Con quién quiere hacer ese proceso el sindicato mayoritario? ¿Quiere, verdaderamente, llevarlo a cabo?

Lo del tinte reaccionario viene a cuento porque, de forma soterrada, se puede vislumbrar un desprecio hacia la política, como si esta fuera algo negativo en sí mismo.Un desprecio que ya sostuvieron en su momento los llamados "eladios" y que ahora parece entroncar con posturas defendidas desde los colectivos autodenominados "indignados". La creciente tendencia de ELA a rehuir la política, abandonando,  por ejemplo, espacios de participación en diversos organismos institucionales, puede deberse a la frustración por no sentirse identificada con ninguna de las grandes ofertas que se disputan la representación democrática en este país. Es una postura legítima, pero de ahí al nihilismo político solo va un paso.   



9 comentarios:

  1. Anónimo10:53 p. m.

    Como respuesta a este artículo de opinión y como militante de ELA tengo que decir varias cosas sobre las patas del banco que se nombran:

    Espero que a estas alturas nadie se asuste de las ideas revolucionarias o de izquierdas o nos estaríamos retrotrayendo a otros tiempos que es mejor apartar que no olvidar, no vaya a ser que la historia se repita.

    En cuanto a la “espantada” que se nombra y de la que se hace responsable a ELA y STEE-EILAS, tendremos que recordar que fue el Gobierno del PSE quien dijo que los recortes no se iban aplicar en la CAPV. Ni que decir tiene que aunque no dimos ningún crédito a lo que decían y denunciamos que lo que se pretendía era desconcertar y desmovilizar a las y los trabajadores del sector y que el PSE lo único que pretendía era desmarcarse del PP en periodo pre-electoral, la cruda realidad es que muchas y muchos trabajadores lo creyó o prefirió creérselo. En este contexto sí que deberíamos hacer una reflexión interna tanto las y los trabajadores como los propios sindicatos, porque es posible que no supiésemos explicar y/o convencer de que estos recortes llegarán digan lo que digan. Y si no tiempo al tiempo…
    En esta primera pata tengo que explicar que soy trabajadora en una empresa privada, pero como militante de ELA, creo que todos (yo incluida) debemos asumir que formamos parte de un Sindicato trabajemos en el sector que trabajemos y de ahí que también asuma la responsabilidad de convencer o por lo menos intentarlo. Pero tengo que decir, que no me cabe duda que las y los compañeros del Sector Público volverán a movilizarse y lucharán por sus derechos.

    En cuanto a la segunda pata, la verdadera pregunta es cuales son las organizaciones que ostentan el poder, es decir, contra quienes y contra qué luchamos. Esto es lo que hay que explicar a la gente, a las y los trabajadores, a las y los parados, a las y los pensionistas. (SIGUE)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:54 p. m.

    La tercera pata… Vincular la desaparición de ETA con la ruptura de la unidad sindical entre ELA y LAB es faltar a la verdad, y en cuanto a las confusas razones socio-políticas… confusas… según para quien. La realidad de todo esto, tiene que ver con la entrada de Bildu a las instituciones, pero no porque tengamos algo en contra de Bildu. Personalmente puedo decir que les voté en las elecciones municipales y en las forales porque me considero de izquierdas, abertzale e independentista. Pero un partido o coalición política que ampara la privatización de las tres cajas (ahora Kutxabank) con un convenio estatal, es decir, niega un marco de vasco de negociación, no sé donde será eso ser de izquierdas, a mí todavía no me cabe en la cabeza. En cuanto a los presupuestos de Bildu en Gipuzkoa, tan similares a los del PP en Araba y los de EAJ-PNV en Bizkaia, más de lo mismo, si tienes delante tres presupuestos de tres Diputaciones Forales, les quitas el nombre y no puedes distinguir si pertenecen a la derecha española, a la derecha vasca o la izquierda abertzale… Y aquí LAB sí tenía mucho que decir, pero prefirieron desmarcarse de las protestas que se plantearon hacia la Diputación de Gipuzkoa, porque quién había elaborado esos presupuestos había sido Bildu. Es decir, se podía protestar en Bizkaia y en Araba, pero no en Gipuzkoa con un contenido similar. En mi pueblo a eso se le llama subordinación política, pero seguramente usted y yo no seremos del mismo pueblo.

    Con lo que llegamos a la cuarta pata, una cosa es el programa político, pero luego vienen los hechos y me remito a la tercera pata. No pretendemos despreciar la política, ni quedarnos aislados, simplemente queremos una alternativa real, que cumpla lo que promete, de izquierdas y abertzale… Imagino que como muchos ciudadanos de Euskal Herria. ¡Sí, defiendo un proceso soberanista! Para finalizar tengo que decir, que yo no estoy indignada, eso ya fue hace mucho, en estos momentos (y nada tiene que ver con este artículo de opinión, sino con la coyuntura socio-económica) estoy sumamente cabreada, pero con ganas de seguir luchando: en la calle y en la empresa en la que trabajo, pero eso sí, desde el Sindicato ELA.

    María Solaetxe Grajera (militante de ELA)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ningún momento relaciono el anuncio de ETA con la ruptura de la unidad de acción ELA-LAB, lo que digo es que cuando se produce lo que tanto se había exigido, se da un paso atrás, o al menos hacia un lado.
      Por supuesto que la política de Bildu es mejorable y criticable, faltaría más, pero esa coalición es la única opción si se quiere impulsar un proceso soberanista y de izquierdas. No veo otras alternativas viables. Aunque habrá que trabajar duro.
      En cualquier caso, agradezco el comentario, María. ELA, ni sobra, ni estorba.

      Eliminar
  3. Anónimo6:50 p. m.

    Excelente articulo abordando una de las actitudes mas incomprensibles de uno de los hasta hoy mas importantes agentes en el ambito sindical. El sindicato ELA-STV.
    Unas actitudes que aunque las intenten justificar de mil maneras son imcomprensiobles por contradictorias ante una gran parte de la sociedad que se reclama abertzale, progresista y de izquierdas.
    Una constante y machacona reivindicacion del "tercer espacio" durante años, y cuando se dan las condiciones para ese tercer espacio se lanzan a la desesperada hacia delante como si les persiguiese el mismisimo diablo con escusas extrañas y ridiculas que convencen nada mas al hooliganismo mas cercano al sindicato pero no al ciudadano medio que se mueve en las coordenadas anteriormente descritas.
    "El acuerdo de Gernika es partidista" dijeron. ¿No lo son acaso todos los acuerdos que se firman en todos los ambitos de la sociedad, ya sean sindicales, politicos o culturales? ¿No lo eran los inumerables acuerdos firmados por este sindicato con las distintas administraciones autonomicas regentadas durante treinta años por el viejo partido-empresa bilbaino tan "cercano" a ellos historicamente?¿Ya no se acuerdan?¿Lo han olvidado?.
    En el fondo de todo este discurso actual posiblemente este uno de los miedos que atenazan a todos los actores que durante estos treinta años han navegado placidamente en la porqueria raquitica del Estatuto de los españoles. Un marco que se empieza a desintegrar paulatinamente y ha demostrar a la ciudadania lo que realmente es para las ansias nacionales de este pueblo:una birria andrajosa y patetica. Y eso que el desmarque del sindicato para con el actual marco, por lo menos de forma "teorica" es por todos conocida. Pero quizas solo era eso, una pose sin nada mas en el fondo. Que mejor oportunidad que la actual para trabajar por la superacion de marcos politicos carcel de los españoles aportanto desde lo sindical en conjuncion con un distinto grupo de fuerzas politicas como son Aralar, EA, Alternativa y Sortu. Pero no. Eso es para ellos es peligro de "perdida de independencia sindical". ¿Cuando se firmaron acuerdos sobre convenios y demas con el PNV, PSOE y demas no se perdia?. Incomprensible.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:51 p. m.

    No es la hegemonia de nadie lo que pondra este pueblo en el camino de la soberania real y la justicia social y laboral. La de ninguna organizacion, ni la de ningun sindicato. Ni siquiera la de ellos. Pero menos la de las derechas y sindicatos Nacional-españolistas y la de los regionalistas comerciales bilbainos reunidos todos en esa infumable y patetica "Comunion Nacional-Regionalista española" que tan bien se vislumbra en Gipuzkoa y que seguramente volveremos a ver despues de la proxima cita electoral a nivel mas general. ¿Es con ellos con los que mas cercanos se sienten ideologicamente los miembros del sindicato?. No convece. Nada. Porque no tiene ni pies ni cabeza.
    La Hegemonia. Con mayusculas. El miedo que atenaza y no les deja dormir desde hace tiempo a los miembros del viejo partido bilbaino de los hermanos de Abando. ¿Estamos ante un caso similar en el ambito sindical?. Cada uno tendra su propia opinion.
    Opino lo mismo que el autor del articulo. ELA ni sobra ni estorba. Es desde la generosidad y la amplitud de miras de sus miembros lo que ha permitido la aparicion de las nuevas coaliciones politicas y las nuevas dinamicas. Y desde la renuncia al protagonismo desmedido. ELA tiene un sitio en este proceso si desea participar. Incluso para criticar lo que mal se haga y para indicar los errores que se comenten. Nadie es perfecto. Y cuando no se tienen mayorias amplias menos. ELA lo deberia saber. Ya les conoce perfectamente. Es su funcion como agente social. Participacion de manera sincera y comprometida. Los treinta años del Estatuto son un recorrido que se esta acabando . Se debe mirar al futuro. No seguir con discursos tramposos enmascarados con ideologia izquierdista y autonomismo trasvestido de soberania eterea e indefinida.
    Este pueblo no puede seguir perdiendo mas el tiempo.
    Las decisiones se deben respetar. Y de momento no otra cosa se puede decir del camino emprendido por este agente sindical. Respeto. Aunque no se comparta el camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1:21 p. m.

      ELA está cometiendo una imprudencia política al igualar a Bildu y su esfuerzo institucional con el resto de fuerzas y sus ya conocidas gestiones institucionales. Es injusto y desproporcionado por prejuicio e irresponsable por renegar a priori de una alternativa que necesita de tiempo y suma de espacios para caminar y desarrollarse. ELA vuelve a escudarse en la "autonomía sindical" para ejercer de dios, repartiendo a diestro y siniestro, y lo que es peor rehuyendo de la responsabilidad de aportar mochila a la construcción de ese tan necesario bloque obrero y popular que, desde dentro y desde fuera de las instituciones, impulse el cambio social y político que necesita esta vapuleada Nación vasca.
      El sindicalismo vasco, en el nuevo tiempo político abierto abierto en Euskal Herria, debe conllevar en su ejercicio teórico y práctico, una aportación estratégica al proceso de liberación. Ello sobre dos pilares fundamentales: Construcción del contrapoder obreo y popular ante la agresión neoliberal y saber equilibrar la autonomía del movimiento sindical con el necesario compromiso de brindar una alternativa soberanista y de izquierdas para afrontar el cambio político y social.
      Por tanto, nada de nadar y guardar la ropa,porque puede interpretarse como un signo de que nos encontrasemos no ante el "partido del negocio vasco" que ya conocemos sino ante el "sindicato del negocio vasco" que se arrope a su sombra.

      Eliminar
  5. Anónimo2:11 a. m.

    Documento de ELA para la acumulacion de fuerzas soberanistas

    https://docs.google.com/viewer?url=http://www.ela-sindikatua.org/es/sumar%2520fuerzas.pdf

    Aparte de molestarse en elaborar este documento, ¿alguna vez pensaron ponerlo en practica?. Igual es que pensaron que nunca llegaria ese momento. O que cuando llegaria no seria en las condiciones en que se ha llegado. Quizas pensaron que seria como "derrota" de los de siempre. Derrota con la que seguir pontificando con esa "superioridad moral" que tambien esgrimen los mienbros del viejo partido-empresa bilbaino.
    Posiblemente era un documento estupendo para la no-existencia del "tercer espacio". Con la existencia ya no sirve. Nos vamos corriendo.A seguir reivindicando algo.

    ¿Sera lo mismo con el programa y las reivindicaciones de izquierda actuales? ¿Sirven solo en la medida que no se consigan?. Cuando se pueda estar en condiciones de luchar politicamente y de acercarnos a ellas, ¿pasamos a una nueva fase reivindicativa? y lo nuevo ¿Que sera?¿La independencia sindical?.

    Asi hasta el infinito. Una eterna huida hacia adelante. Ya se partiran la cara otros. Ya les meteran en la trena y les "aporrearan" a los demas. Como Rafa Diez. En la mazmorra de los españoles por reivindicar y "luchar", este si de manera real, por la soberania de este pueblo. Mientras los otros en "casita". Haciendo documentos reivindicativos "en la tercera fase".

    Esto no es serio señores. Ustedes veran.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:21 p. m.

    Para muestra del proceso de degeberacion que sufren algunos, hay va otro boton de muestra.

    ELA no apoya la manifestación convocada por EH-Bildu para el sábado 21 de julio

    "Nunca hemos aceptado, ni lo haremos, que los partidos políticos pretendan instrumentalizar de manera partidaria el espacio del movimiento sindical y social. Por estas razones ELA no apoya la manifestación convocada para el sábado por EH"

    "Nunca hemos aceptado, ni lo haremos...."

    todo un compendio del mayor de los panicos al nuevo panorama que viive este pais. El miedo y el desconcierto les supura por todos los poros a esta organizacion reconvertida en una ONG por la concordia y la paz y justicia social en la galaxia.

    ¿Y los derechos nacionales y de soberania plena del pueblo al que llaman vasco?. Ni se menciona. Ni estan, ni se les espera. Como diria aquel.

    Quizas sea esta la clave de todas las cuestiones. De todos los discursos etereos que estamos soportando ultimamente.

    El sindicato al gual que el viejo partido bilbaino con el que no tiene "ninguna vinculacion" y ha gozado desde siempre de "total independencia" sigue pensando que igual "tiempos pasados si fueron mejores".

    Y Rafa Diez en la cercel de los españoles. El sindicalista al que tan bien conocen los pontifices del sindicalismo con sabor a fresa.

    Este tambien podia estar en casa tranquilamente como ellos si se dedicaria a reivindicar nimiedades y sinsorgadas etereas para que nunca se alcancen ningunas de ellas.

    Deberian tomar nota de los que es una persona luchadora, valiente y comprometida por este pais. Por el Pais de los Vascos. Por eso esta donde esta.

    ¿No les da esta actitud ni el minimo apice de verguenza?
    Increible pero cierto.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:51 p. m.

    “El derecho a desobedecer ante la injusticia forma parte de nuestro concepto de soberanía”

    “…Cuando lo social se destruye, la soberanía o el autogobierno se deben concretar en la negativa radical a aplicar esas decisiones. Si no es ahora… ¿Cuándo?”.

    http://www.ela-sindikatua.org/es/actualidad/noticias/el-derecho-a-desobedecer-ante-la-injusticia-forma-parte-de-nuestro-concepto-de-soberania

    De acuerdo señores. Todos firmamos esa declaracion de intenciones. El problema es que dicho de ese modo y expresado de esa manera tambien las organizaciones Nacional españolistas gubernamentales UGT y CC.OO podrian llegar a firmarlo. Igual hasta una herramienta Nacional-españolista en forma de partido politico como es el PSOE lo podria firmar en esos terminos.

    ¿Que nos diferencia entonces de quienes se conforman con el marco juridico politico regionalista español y pretenden seguir imponiendolo si o si a este pueblo?

    Hay que concretar mas amigos. Se deben acabar las epocas de las indefiniciones etereas perpetuas. Sobre todo en el aspecto "NACIONAL".

    Ya no vale lo mismo de siempre.

    Nos jugamos nuestro futuro.

    ResponderEliminar