2012/04/03

El desplante de Aintzane Ezenarro

Foto: www.deia.com
Los últimos acontecimientos relacionados con Aralar y la llamada "ponencia de paz" del Parlamento Vasco no pueden causar sorpresa. Era sabido que en el seno del partido que lidera Patxi Zabaleta existía un sector crítico, claramente posicionado en contra de la izquierda abertzale, que no estaba dispuesto a recorrer el camino de vuelta. Su lideresa es Aintzane Ezenarro, quien ya mostró su desacuerdo con la coalición Amaiur y aprovechó su desmesurada presencia mediática, muy superior a la que le correspondería por los votos cosechados por su lista, para lanzar a los cuatro vientos su desestimiento de la linea oficial del partido.

Aintzane Ezenarro supo sacar partido de la ilegalización de la izquierda abertzale y ahora, que ha cambiado el ciclo político, intenta resituarse, complaciendo por igual a PNV, PSOE y PP y evitando en todo momento cualquier gesto de acercamiento a la izquierda abertzale, de la que nunca ha formado parte.

No se trata de criticar las legítimas posiciones políticas de la diputada guipuzcoana. Ella es muy libre de pensar lo que le plazca y tiene todo el derecho a hacerlo. La cuestión que de nuevo se plantea es la de la legitimidad de quedarse con el escaño del partido en la cámara de Gasteiz. Al parecer los tres parlamentarios de la linea minoritaria de Aralar pretenden seguir siendo diputados en representación de ellos mismos, ya que su formación les ha desautorizado para continuar representándola. Un auténtico desplante.

Hay quienes pensarán que el escaño es del diputado. Yo creo que no. Por una simple razón, la ley electoral vigente. Ezenarro, Erostarbe y Basabe se han presentado en una lista cerrada presentada por un partido político, por lo que el votante no les ha votado a ellos de forma unipersonal, como ocurre en las elecciones francesas o británicas. En esos estados, con un diputado por circunscripción, puede defenderse con coherencia que el escaño es más del diputado que del partido, en nuestro caso no.

Más allá del conflicto sobre la propiedad de los escaños que, sin duda, se desatará en los próximos días y semanas, lo que interesa ahora es saber qué harán los tres diputados díscolos en el futuro. Ya sabemos su posición en la "ponencia de paz", genuflexa ante las presiones del PP. Ahora toca dilucidar si intentarán seguir en política y, en ese caso, de qué manera lo harán.

Hoy mismo, desde el diario de mayor tirada editado en Euskal Herria, se le daban algunos útiles consejos. Ese diario, que tanto eco en sus páginas ha dado en los últimos años a Ezenarro, aventuraba la posibilidad, por medio de su columnista Alberto Ayala, de que la parlamentaria encabezase una especie de Geroa Bai para la CAPV, al estilo de Uxue Barkos en Nafarroa Garaia.

Ayala añadía que esa posibilidad podría poner de los nervios a la izquierda abertzale. Yo no diría tanto. Es más, me encantaría que Aintzane Ezenarro y sus seguidores diesen ese paso y contasen sus apoyos, en democrática disputa con el PNV y Bildu-Amaiur, sin ilegalizaciones ni ventajas añadidas de por medio.

Dejando a un lado que mientras en el caso navarro Geroa Bai incluye al PNV y aqui, que se sepa, este partido se presentaría por separado, tal vez donde más nerviosos se iban a poner con la candidatura de Ezenarro fuese en Sabin Etxea, donde por cierto andan buscando candidato. ¿O será candidata?

Estekak:

10 comentarios:

  1. Anónimo8:24 p. m.

    Cuenstión complicada de dilucidar y en la que mejor no entramos. ¿El escaño es de la gente que votó a Aralar se presente quien se presente, o es de quien votó a Aintzane vaya con el partido que vaya? No lo se, y mejor no entrar en esta batalla.

    ResponderEliminar
  2. No es mi problema, pero es un problema. La linea general es considerar que el escaño es del partido, al menos con esta ley electoral.

    ResponderEliminar
  3. Es evidente que algo se ha hecho muy mal en Aralar si tres de los cuatro parlamentarios corresponden, como dices, a una línea minoritaria del partido. Incluyendo a la cabeza de lista en las dos convocatorias electorales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jon Santamaria11:01 p. m.

      Tamayo y Saéz iban en las listas del psoe en madrid y no votaron a Simancas eso tiene un nombre.

      Eliminar
  4. Dos cuestiones, dificilmente se puede exculpar a Ezenarro en base a su supuesto arrollador carisma, era una desconocida antes d elas elecciones de 2009 y si salto al estrellato fue por el bombo que se le dio en la prensa unionista.
    No se si Aralar ha hecho algo mal, lo cierto es que las posiciones de los rebeldes han salido derrotadas en cuantas asambleas han celebrado.
    Y una tercera cuestion de propina, yo creo que la mayoria de los votos de Aralar vienen antes del PNV que de la IA.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:15 p. m.

    En cuanto al escaño, no debe olvidarse que antes de ser nombrada parlamentaria por los votos recibidos, Ezenarro -y el resto- fue nombrada candidata por un partido, que ahora le retira su confianza.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:11 p. m.

    en el estado español la gente vota a partidos pero el escaño es del titular, así de demencial es el tema

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:01 p. m.

    Si el escaño fuera del partido, no tendrían que aparecer sus nombres en las papeletas. El probelma a resolver es el siguiente: ¿quién es más fiel a Aralar? Está claro que la gran mayoría de Aralar apoya a Zabaleta. Sin embargo, y ésta es sólo mi opinión, Aintzane representa fielmente al Aralar inicial. El Aralar desmarcado de HB. Me da que el aralar actual está más preocuapdo de sobrevivir políticamente ante la aparición de nuevo de HB. Recula se presta a la foto, al estilo de EA.
    Como muy bien se ha coemntado, no ha sido cuestión de un parlamentario, sino de todos. Algo falla en Aralar.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:09 p. m.

    La preguntaría que habría que hacerse es: ¿son estos 3 parlamentarios los que han cambiado su posición o el Aralar quien ha cambiado? Patxi Zabaleta ha visto que su aventura ya no daba más de sí y se ha tirado en los brazos de los asesinos (una vez más), mientras que los sectores más alejados de la izquierda abertzale veían que lo que antes era un proyecto integrador para Euzkadi ahora ha pasado a ser unos voceros más de Batasuna.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3:12 p. m.

    Propongo otra manera de plantearlo: en función a qué votamos los ciudadanos a una lista? En función a los candidatos? Al partido? O tal vez al programa que los candidatos y / o partidos que sostienen esa lista defienden?

    No es por nada, pero me da la impresión de que el Aralar de Zabaleta ha dado un giro de 180 grados con respecto al programa electoral por el que obtuvo tan buenos resultados en 2009.

    ResponderEliminar