2012/01/19

Alonsotegi 1980

El bar Aldana tras el atentado
El 20 de enero de 1980, hoy hace 32 años, una potente bomba estalló en el bar Aldana de Alonsotegi, todavía en aquel tiempo barrio de Barakaldo. Cuatro personas resultaron muertas y otras varias heridas por la deflagración. Unos desconocidos Grupos Armados Españoles (GAE) se hicieron responsables del atentado y las investigaciones fueron encargadas al comisario de policía José Amedo Fouce, quien destacaría poco tiempo después por su implicación en los GAL.

Liborio Arana, Pacífico Fika, Mari Paz Ariño y Manuel Santacoloma son los nombres de los fallecidos. Les tocó a ellos, pero le podía haber tocado a cualquier otro. Fue un atentado indiscriminado en las víctimas concretas, pero totalmente discriminado en cuanto a la clientela que en el mismo se reunía. Era un bar de abertzales. Allí se encontraban nacionalistas del PNV e independentistas de Herri Batasuna, militantes de Euskadiko Ezkerra y gentes de los Comités Pro-Amnistía, así como personas independientes, sin adscripción política determinada, pero en general simpatizantes de las libertades vascas.

Quedar en el Aldana de Alonsotegi era costumbre arraigada entre los abertzales de Enkarterriak. Alrededor de una mesa, mientras se tomaban unos vinos, se hablaba de cuestiones candentes, de movilizaciones, de ayudas a presos, de asuntos que preocupaban a muchas personas y que motivaban encuentros, reuniones y citas. Todo eso lo sabían bien en el viejo caserón, luego abandonado, situado justo al inicio de la recta de entrada al pueblo desde Arbuio, que desembocaba precisamente frente al Aldana. No hace falta decir más.

Probablemente nunca sabremos quienes fueron los autores materiales del atentado. Lo que sí sabemos, desde el mismo momento en que se produjo, es quienes fueron los autores intelectuales del mismo. Los mismos que pusieron en marcha el Batallón Vasco Español y los GAL, los que ordenaron la muerte de Argala, los que mataron a Tomás Alba y a Mikel Arregi, los que acabaron con la vida de Santi Brouard y Josu Muguruza, los mismos que enterraron en cal viva a Joxi Zabala y Joxean Lasa.

Llevamos años escuchando las palabras de familiares de víctimas de acciones perpetradas por ETA, reivindicando sus derechos y realizando exigencias políticas. Es comprensible su dolor, pero al menos ellos saben quienes fueron los causantes de la muerte de sus seres queridos. Los familiares de Liborio, Mari Paz, Pacífico y Manuel jamás lo sabrán. 

PD: Me entero por la prensa que el pasado día 14 falleció a los 49 años Christian Casteigts, quien fuera víctima de un atentado el 5 de febrero de 1985 en la calle Gosse de Baiona. Una bomba explotó bajo su coche y le dejó sin piernas y parapléjico, con una salud deteriorada desde entonces. Nadie reivindicó el atentado, ya que, al parecer, sus autores le confundieron con un militante de ETA. Sus familiares y amigos tampoco sabrán jamás quienes le destrozaron la vida.



2 comentarios:

  1. Leo que la Izquierda Abertzale es la única que convoca homeneje-recuerdo a las victimas del cruel atentado.Clarificador

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:55 p. m.

    La Regencia de Nabarra. Naparrako Erregeordetza.

    El Consejo Real de Nabarra informa que...
    2012-01-20

    El Consejo Real emitirá próximamente un comunicado con la decisión a ser tomada por la Familia Real el día 8 de febrero de 2012 en los Estados Unidos de América, sobre la cuestión Histórica de Nabarra, bien sea su continuidad, renuncia o abdicación por parte del Heredero a la Corona.

    Errege Etxea-Consejo Real.
    Vcte. Vice-presidente

    Jose Luis Artika

    ResponderEliminar