2011/06/17

¿Proyectos estratégicos?

Foto: www.peperibas.com


"Los llaman estratégicos y no lo son". Ese sería el eslogan de moda de los Indignados aplicado a ciertas planes de infraestructuras que se ponen sobre la mesa ante el temor de que Bildu presida la semana que viene la Diputación de Gipuzkoa. Nada más saberse los espléndidos resultados de la coalición soberanista, una pléyade de medios y analistas, sacaron a relucir el puerto exterior de Pasaia, la ampliación del aeropuerto de Hondarribia, la planta incineradora de Zubieta o el TAV como asuntos estratégicos que no se podían cuestionar.

Es muy curioso que la consideración sobre si una determinada infraestructura es estratégica o no lo decida quien ha perdido con rotundidad las elecciones, o quien nunca se ha presentado a los comicios, o el diario de mayor tirada en el territorio. En estos temas conviene asesorarse de los expertos, como ese centenar que esta semana ha dicho que lo del puerto exterior de Jaizkibel es un despropósito y no tiene justificación económica, ni medioambiental, ni social. También hay que tener en cuenta a las instituciones afectadas, en este caso la diputación guipuzcoana, los ayuntamientos de la zona y los gobiernos vasco y español. Por cierto que este ultimo emitió hace unos meses un informe muy poco favorable al proyecto.

En último término, si la cosa se pone complicada, se puede recurrir a la opinión del pueblo, a los ciudadanos, que en una consulta darán y quitarán razones. Es lo que se llama democracia participativa. Por lo tanto, quienes legítimamente defiendan el proyecto de puerto exterior de Pasaia, deberán convencer a las instituciones y a los ciudadanos de la bondad del mismo. Es así de sencillo. En ellos recae la carga de la prueba.

Lo que no vale es mantener en el tiempo campañas mediáticas para favorecer la creación de un clima de opinión favorable a la infraestructura, como si los ciudadanos fueramos menores de edad. El lobby empresarial e institucional que está detrás de ese proyecto no ha conseguido hasta ahora convencer de la necesidad del mismo, pese a manipular a su antojo bastantes de los datos referentes a las cifras del puerto. Aunque es cierto que cada día que pasa pierden apoyos. Basta con seguir algunos foros de internet del entorno jeltzale para comprabarlo.

Es más, aunque la obra fuera rentable económicamente, que no lo es, deben pesar más los argumentos medioambientales para no realizarla, sobre todo si tenemos en cuenta la existencia de dos grandes puertos a muy pocas millas de Pasaia, los de Bilbao y Baiona. Y no entro en la calidad de la mercancía que se transporta por esta instalación, en buena parte chatarra, que puede caer en mínimos en un futuro próximo si tenemos en cuenta lo que está ocurriendo en el sector siderometalúrgico mundial, cada vez más en manos asiáticas.

Vuelvo al inicio. Abordar el proyecto de puerto exterior en Pasaia no es estratégico, ni para Gipuzkoa, ni mucho menos para Euskal Herria. Supone una ingente inversión que nunca será rentabilizada y una agresión irreversible al medio que no nos podemos permitir. La única razón que puede justificar llevar adelante la obra es precisamente esa, la obra en sí, que otorgaría beneficios millonarios a ese lobby arriba citado. Ese es el verdadero sentido estratégico, bien escondido, del proyecto. Engordar las cuentas corrientes de algunos.

Pero es que además, este país no puede seguir centrando en el cemento sus planes de inversión a futuro. Debemos invertir más en conocimiento, en nuevas tecnologías, en mejoras de nuestro saber hacer industrial. Es imprescindible fortalecer nuestro sistema educativo, desde infantil hasta la universidad. Y es imprescindible que conservemos los pocos espacios naturales que han conseguido salvarse de la ola desarrollista del hormigón.


Beste iritziak:

3 comentarios:

  1. En mi opinión no es sólo una cuestión de "medio ambiente", es, además, una cuestión de "paisaje".
    Cuando paseas por Ulía hacia Pasaia contemplas un paisaje espléndido, impagable, hacia Jaizkibel.

    Como decía en un artículo, que nadie, ningún medio, publicó, http://nabarra.blogspot.com/2011/01/una-piedra-en-el-camino.html), es fundamental esa referencia al paisaje, sin olvidar en absoluto el impacto medioambiental.

    ResponderEliminar
  2. Yo sí había leído tu artículo, Luis. Le pongo un enlace en el comentario, para contribuir a su difusión. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:06 a. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar